Hyundai Tucson 2.0 GLS Diesel Full a Prueba
24/01/2012 Pruebas de manejo

Hyundai Tucson 2.0 GLS Diesel Full a Prueba

Llegado a la Argentina a mediados del año pasado, este SUV de atractivo diseño europeo cuenta con numerosas innovaciones tecnológicas.

 

Introducción

Con un atractivo diseño europeo, desde Corea nos llegó a mediados del año pasado, este SUV que como mejores argumentos cuenta con un destacado equipamiento y una muy buena relación entre precio y producto. El llamativo Tucson deriva del concept ix-onic, develado en el salón de Ginebra en marzo de 2009. Es el mismo que en algunos mercados se conoce también como ix35 ó Tucson ix. Su diseño se originó y fue desarrollado en Alemania, más precisamente en el centro Hyundai Europa, localizado en la ciudad de Rüsselsheim.

 

Diseño

Sus líneas exteriores contenidas en un largo total de 4.40 metros, muestran un aspecto agresivo desde su frontal, con la parrilla dividida en dos sectores de más bien pequeño tamaño pero de ángulos muy agudos, que se complementa para la refrigeración del grupo motor con una abertura interior que disimulan las aplicaciones plásticas en negro mate de los bajos del virtual paragolpes. Los faros son muy rasgados de gran tamaño llegando hasta cerca del parante A y bajo ellos se destacan las luces para niebla insertas en dos cavidades trapezoidales.

Los laterales muestran una característica especial: su escasa superficie vidriada. Sin embargo aquello se compensa largamente con el vidriado inmenso del techo solar panorámico. La línea de cintura acentúa su ascenso hacia la popa, rematándose en un pequeño triángulo equilátero de cristal.  

La cola, con marcada caída de ángulo positivo, muestra el portón de piso bajo que es invadido por un tercio de las ópticas lumínicas que dibujan un sector de circunferencia, siempre con ángulos muy agudos. La luneta se remata en su parte superior por un bequet o pequeño alerón que contiene la tercera luz de stop. En esta vista se comprueba que el techo solar panorámico llega, efectivamente, hasta el borde posterior del techo.

 

Interior y equipamiento

En cuanto a su tamaño, el nuevo Tucson es 8.5 centímetros más largo, 2 más ancho y 2,5 más bajo que el modelo anterior. La distancia entre ejes es un centímetro más larga (2,64 metros) y el espacio del baúl es de 591 litros y llega a los 1436 con los asientos rebatidos.

Dichas dimensiones le alcanzan para transportar cinco pasajeros con comodidad, incluyendo a los tres de atrás, gracias a la buena altura del techo, al razonable espacio para las piernas y al generoso ángulo de inclinación del respaldo, aunque el ancho del habitáculo no es de lo más marcado del segmento.

La posición de manejo es de tendencia alta y se puede regular a voluntad del conductor, merced a las múltiples posibilidades, tanto del asiento, como de la columna de dirección.

A la hora del confort interior, todas las versiones cuentan con dirección asistida eléctricamente, lector de CD con MP3 con conexión auxiliar y cable para iPod, volante con control de audio integrado, pack eléctrico, aire acondicionado, cortina cubre equipaje, barras portaequipajes y cierre centralizado con control remoto, entre otros. Para todos los modelos el auxilio es de igual tamaño y con la misma llanta de aleación 17 pulgadas y cubierta 225/60.

La versión full para las 4x4 incorpora tapizados mixtos de cuero y tela, climatizador automático de dos vías, espejos plegables con repetidor, volante telescópico forrado en cuero y control de velocidad crucero. Ante tanto arsenal, poniéndonos más exigentes podríamos reclamarle la inclusión de un navegador y, por qué no, faros de xenón.

 

Mecánica y prestaciones

El Tucson llega a nuestro país en versiones 4x2 y 4x4 con una motorización naftera 2.0 Theta II doble CVVT de 166 CV y el potente motor diesel 2.0 R de 184 CV con tecnología common rail y turbo de geometría variable (motor anterior 2.0 de 113 CV) que en su versión full es el que evaluamos, provisto de una modernísima caja automática de 6 velocidades con cambios secuenciales. Ese mecánica le permite alcanzar una velocidad máxima de 196,5 Km/h, acelerar de 0 a 100 Km/h en 9,8 segundos, mientras que el consumo promedio resultó se de 13,9 litros cada 100 Km, cifra que no está nada mal para sus prestaciones.

Esta versión tiene tracción integral, aunque sus características “off road” son algo limitadas presenta un despeje de 170 mm, mientras que los ángulos de ataque y salida son de 24,2 y 26,9 grados, respectivamente. Destinado mayormente a la aplicación urbana y suburbana y pensado también para el tránsito cómodo y eficaz en rutas y autopistas, no dispone de transmisión con caja reductora de alta a baja.

 

Comportamiento y seguridad

El andar es incuestionable ya que, a pesar de su elevado centro de gravedad, en ruta va firme y transmite una buena sensación de seguridad (siempre y cuando se lo lleve a velocidades “de familia”). En ciudad el confort de marcha es absoluto y hay que destacar su buena insonorización, producto de una buena calidad y treminación de los materiales.

Debido a que supera los 1.600 kg, el frenaje no es uno de sus fuertes a pesar de que el modelo de serie cuenta con frenos a disco en las 4 ruedas, ABS con break assist y distribución de fuerza de frenado (EBD). Siguiendo con la seguridad, también aparecen el control de tracción (TCS), control de estabilidad (ESP) y asistencia para ascensos y descensos, entre otros elementos. Todas las versiones cuentan también con nivelación manual de altura de luces, antinieblas delanteros y traseros y, lo que es más importante, ESP en todas las versiones.

Por lo pronto, en materia de seguridad pasiva la variante probada contaba con doble airbag frontal, airbags de tórax delanteros y de cabeza laterales para las dos filas de asientos.

Galería Hyundai Tucson CRDi a Prueba

Hyundai Tucson CRDi a Prueba

1 de 17

¿Qué opinás? Contanos