Autos clásicos

Retro Concepts: ItalDesign ID Cinquecento y Lucciola

Era la propuesta de Giugiaro para el nuevo FIAT 500, pero terminó siendo el Daewoo Matiz y el Chevrolet Spark.

Retro Concepts: ItalDesign ID Cinquecento y Lucciola

ItalDesign se destaca por la belleza de sus creaciones, por su enfoque práctico y por desarrollar sus propias visiones de cómo sería un nuevo modelo para una automotriz. Este es el caso del ID Cinquecento, un concept que debería haber sido el nuevo FIAT 500, aunque terminó siendo la base para el Daewoo Matiz, que luego se transformó en el Spark cuando Chevrolet compró a la compañía coreana.

Para ser sinceros, ItalDesign, la casa de diseño italiana fundada por el genial Giorgetto Giuguaro, no creó el ID Cinquecento simplemente para ver si FIAT "mordía el anzuelo". La historia cuenta que ANFIA (Asociación Nacional Entre Industrias Automobilísticas) encargó a distintos "carroceros" reinterpretar al mítico modelito que puso a Italia sobre ruedas a partir de 1955.

El modelo se presentó en el Salón de Turín de 1992 y se nota que seguía los principios del 500 original, era chico e ideal para moverse en la ciudad, aunque sumaba una idea típica de ItalDesign, un cuerpo alto para crear un interior generoso para al poco metraje de la carrocería.

Si te estás preguntando qué tenía que ver con el modelo original, bueno, era el principio de los 90s y la onda retro de los New Beetle, MINI y el propio Cinquecento, aún no habían prendido, aquí se trataba de reinterpretar en términos actuales para la época.

Un año después aparecía la segunda encarnación de este concept, bautizada Lucciola, que se acercaba más al histórico FIAT 500 con faros redondos y una línea que replicaba el corte del capot original. Además, el techo tenía una lona que permitía abrirlo, justo como el modelo nacido en 1955.

En 1997 aparecía la última encarnación como concept de este modelito ya con la marca Daewoo. Bautizado d´Arts se destacaba por ser la variante lujosa y eso implicaba pintura bi color, mucho cromado y la aparición de dos puestas traseras.

Finalmente, en 1998 la marca coreana presentaba el Matiz, un vehículo que podríamos denominar como un monovolumen a escala reducida capaz de generar muy buen espacio interior a pesar de medir menos de 3.5 metros de largo.

La historia sigue, porque cuando Chevrolet compró a la quebrada Daewoo, decidió mantener el modelo vivo, pero con algunos retoques estéticos, incluyendo el moño dorado en ambos extremos, y un nombre con chispa, Spark.

Si alguna vez tuviste un Matiz, por favor compartí tu historia sobre este pequeño auto que podría haber sido el FIAT 500 de los 90s.

Hernando Calaza recomienda