Manejamos con mucha altura el nuevo Volkswagen up! Pepper TSi
11/10/2017 Pruebas de manejo

Manejamos con mucha altura el nuevo Volkswagen up! Pepper TSi

No es que seamos elegantes, sino que lo llevamos a 4.300 metros para poner a prueba su turbo.

Volkswagen Argentina tuvo una idea bastante audaz para que el periodismo especializado tenga un contacto con su último lanzamiento. Así como a muchos entrenadores de fútbol les dá pánico llevar a sus equipos a la altura debido a la baja en el rendimiento, a muchos directores de marketing ni se les cruzaría la idea de llevar a un plantel de expertos a manejar a uno de los autos con la motorización más chica del mercado a más de 4.300 metros de altura. Pero precisamente eso fue lo que hizo VW con el up! Pepper, y no sólo eso, sino que hasta transitamos caminos de ripio que a más de a un usuario de pick-up le harían levantar la pata.

El recorrido comenzó directamente desde el aeropuerto de la Ciudad de Jujuy, donde pudimos obtener un primer vistazo del comportamiento rutero de esta nueva variante con turbo. Si sos medio distraído y no te diste cuenta que se lanzó durante el Salón de Buenos Aires (o desmemoriado, acordate de esta nota) te recuerdo que esta versión Pepper suma un turbo al motor 1.0L tres cilindros que lleva la potencia original de 75 CV y 95 Nm (a 3.000 rpm) a los  101 CV y 165 Nm (a 1.500 rpm). Como verás, no sólo hay una sustancial mejora en el torque, sino que gracias al turbo el mismo permite al motor entregar su fuerza “desde más abajo”.

Otros aspectos que lo diferencia del up! sin turbo son la máscara negra sobre el paragolpes, el filete rojo en la parrilla, el portón trasero en negro, llantas de diseño exclusivo de 15" y un interior donde predominan las tonalidades oscuras, con un tablero de nuevo diseño donde se destaca una base para el Smartphone denominada Composition Phone, que mediante una aplicación nos permite usar la pantalla de nuestro propio celular como central multimedia.

Como te decía, el primer contacto fue eminentemente rutero: manejamos desde la Ciudad de Jujuy (1.250  msnm) hasta adentrarnos en la Quebrada, precisamente en la localidad de Humahuaca (3.010 msnm). Durante el recorrido pude apreciar las virtudes de esta versión a la hora de los sobrepasos, el impulsor se comporta como cualquier 1.6L aspirado pero con la ventaja de estar montado en un auto que apenas llega a la tonelada. Con 3 personas a bordo y el equipaje, no hubo problemas para circular a más de 100 Km/h adelantando camiones y otros vehículos. La suspensión del up! Pepper también fue retocada haciéndola más firme, aunque sin sacrificiar el confort en demasía. No se presenta demasiado rolido al tomar las curvas en velocidad (aunque más tarde íbamos a poner muy a prueba este aspecto) aunque las ráfagas de viento laterales cada tanto se hacían notar en la dirección.

pude apreciar las virtudes de esta versión a la hora de los sobrepasos

Una vez en Humahuaca emprendimos el recorrido más insólito que podrías imaginar para un city car: el camino de ripio que lleva a las magníficas Serranias del Hornocal, un lugar realmente mágico apodado como “el cerro de los 14 colores” sólo para anticipar que es el doble de lindo que el famoso cerro de los siete. Para llegar allí se atraviesan casi 30 kilómetros de un tosco camino montañés, donde sinceramente temí por la integridad de nuestros vehículos de prueba. Piedras, baches, los famosos “serruchos” y el primer examen a gran altura, donde superamos los 4.300 msnm.

Una de las tantas ventajas del turbo es justamente la de suplir la falta de oxígeno que tenemos a esta altura, por lo que los vehículos (si bien se notó una merma en el rendimiento) no se apunaron ni dejaron de entregar una buena reacción. Quizás en el único momento donde se notaba que estábamos manejando a más de 4.000 metros era al poner segunda marcha a bajas velocidades, ya que justamente las revoluciones del motor no eran las suficientes para activar la turbina. De haber estado con el up! convencional sin turbo, hubiese sido necesario un estilo de manejo acorde a la situación, exigiendo mucho más al 3 cilindros. Algo que no me gustó de este vehículo es que en vez de tener un combo de ESP+ Control de tracción, (algo que según la marca es imposible por una cuestión de costos en cuanto a desarrollo que no se justifica para una sola versión) el Pepper deja de lado el control de estabilidad e integra un control de tracción comandado desde la centralita del impulsor, el cual mata el motor cuando detecta que las ruedas patinan. Es algo que puede resultar útil si te agarra un ataque de confianza y llevás a tu up! Pepper a una picada en el autódromo, pero al no tener un botón para poderlo desconectar, en terrenos resbaladizos te puede hacer pasar un mal rato, obligándote a salir con muchas revoluciones y castigando severamente el embrague.

Luego de contemplar los paisajes y pasar la noche, seguimos recorriendo la Quebrada atravesando las localidades de Uquía, Tilcara y Purmamarca, desde donde se accede a uno de los principales atractivos de estos paisajes, las Salinas Grandes. Ubicadas a más de 3.500 msnm, para llegar allí tuvimos que atravesar la Cuesta del Lipán, una trepada donde también se llegan a alturas por encima de los 4.300 metros. Es un camino altamente recomendable si disfrutás del manejo. Los diversos caracoles, el paisaje, el asfalto yendo y viniendo armonizándose con la topografía, hacen de esta ruta un lugar ideal para manejar (con cuidado) y conectarte con tu auto.

Parecíamos una caravana de motoqueros pero con vehículos de 4 ruedas. Abriendo el paso teníamos a representantes de la marca a bordo del nuevo Passat, algo que me preocupó ya que pensé que no podríamos seguirles el ritmo. Sin embargo, el VW up! Pepper estuvo a la altura (valga la redundancia) y pudimos transitar con tranquilidad esta trepada, permitiéndonos algunas curvas divertidas cuando se veía que el camino estaba despejado. Aquí sentimos realmente la puesta a punto de la suspensión más rígida, lo que permitió que el auto no se incline tanto en las curvas como así también los frenos a disco de mayor diámetro, que durante la bajada creo que tuvieron la mayor exigencia que tendrán en toda su vida útil, ya que más de uno no se enteró que en estas cuestas hay que ayudar a frenar con el motor, aunque las revoluciones asusten.

el VW up! Pepper estuvo a la altura (valga la redundancia)

A nivel consumos todavía es poco lo que podemos decir de este vehículo, ya que lo manejamos bajo un contexto exótico para lo que está pensado. Si bien logramos buenas cifras, vamos a esperar a tener una unidad para realizarle una prueba más completa y darte los datos precisos a nivel del mar.

A modo de resumen, esta versión del up! es por lejos la más interesante de la gama, al punto que es muy probable que en el mediano plazo todas las versiones terminen adoptando una turbina para el 3 cilindros. Es divertido, práctico, se comporta como un auto de mayor cilindrada y tiene lo suficiente para diferenciarse del resto. Es una gran opción para gente soltera o familias reducidas, con la agilidad suficiente para moverse en el tránsito urbano con comodidad y ahora con un plus de 26 CV que hacen la diferencia a la hora de salir a ruta.

Para ver precio, equipamiento y ficha técnica de esta versión, hacé click en este link.

Manejamos el Volkswagen up! Pepper TSi

¿Qué opinás? Contanos