Prueba Volkswagen Up! Pepper TSI: Poderoso el chiquitín
2/2/2018 Pruebas de manejo

Prueba Volkswagen Up! Pepper TSI: Poderoso el chiquitín

Manejamos la versión con turbo y te contamos que tal le queda la pimienta.

El rubro de los city cars supo tener sus mometos de auge a lo largo de la historia. Surgidos en el período austero de los años 20 y 30 para luego ser popularizados completamente durante los difíciles tiempos de posguerra, tenemos ejemplos tanto en territorio europeo (con el FIAT 500) como así también en Japón, con el advenimiento de los kei-cars. Cada región del mundo tuvo su porción de este segmento, y en el caso de Argentina hasta tuvimos varios exponentes adorables con motores por debajo del litro.

actualmente, un compacto suele tener las mismas dimensiones que un mediano de hace 20 años

En la actualidad, las necesidades son otras. Las urbes están cada vez más atestadas, el parque vehicular aumenta cada año, y para colmo hace varios años estamos viendo como los autos son cada vez más grandes, haciendo que un compacto actual tenga las mismas dimensiones que un mediano de hace 20 años. Bajo este contexto, la movilidad por fuera del transporte público está comprometida, y acá es donde vehículos como el Volkswagen Up! se hacen gigantes.

Este modelo se lanzó en Argentina en Junio de 2014 y desde entonces fue uno de los principales referentes en el nicho de los city cars. Con los años se sumarían distintas propuestas como el Ka, el Mobi y más recientemente el Kwid, cada uno con un enfoque diferente. Pero así como en su momento fue uno de los primeros en ofrecer una alternativa bien compacta y con motor de 3 cilindros, ahora también es el primero en contar con un motor a la altura de vehículos de otro segmento, integrando un turbo.

Mecánica y Seguridad

El VW Up! Pepper TSI suma un turbo e inyección directa al motor 1.0L tres cilindros que lleva la potencia original de 75 CV y 95 Nm (a 3.000 rpm) a los 101 CV y 165 Nm., (a 1.500 rpm) acoplado a una caja manual de 5ta, que envía la fuerza al eje delantero. Con estos datos vemos que no sólo hay una sustancial mejora en el torque, sino que gracias al turbo el mismo permite al motor entregar su fuerza a menores revoluciones, con ventajas que te voy a contar más adelante.

A nivel seguridad tenemos el combo de airbags y ABS obligatorios, a los que se suman anclajes ISOFIX en las plazas traseras. Algo que no me gustó de este vehículo es que en vez de tener un combo de ESP + Control de tracción, (algo que según representantes de la marca es imposible por una cuestión de costos en cuanto a desarrollo, que no se justifica para una sola versión) el Pepper deja de lado el control de estabilidad e integra solamente el control de tracción comandado desde la centralita del impulsor, el cual “mata” el motor cuando detecta que las ruedas patinan.

si mirás el video, vas a ver un truco que encontramos

Este control es algo que te puede resultar útil si te agarra un ataque de confianza y llevás a tu Pepper a un picódromo, pero en terrenos resbaladizos te puede hacer pasar un mal rato, obligándote a salir con muchas revoluciones y castigando severamente el embrague para vencer el sistema. Por desgracia en este caso no tenemos un botón para desconectarlo (como sí pasa en otros modelos) pero nosotros encontramos un truco para poder hacerlo, si mirás el video te lo decimos paso por paso.

Diseño

No voy a hablarte del diseño del Up! en general, sino de los detalles que lo diferencia de las demás versiones. En el Pepper tenemos algunos elementos que lo diferencian del resto de la gama pero no lo sobrecargan estéticamente, empezando desde el frente por una máscara negra sobre el paragolpes en negro piano, un filete rojo en la parrilla, llantas de diseño exclusivo de 15" en el lateral, sumándose la inscripción Pepper y TSI en el pilar B, mientras que atrás encontramos un discreto spoiler y el portón trasero en negro, emulando la versión europea.

Interior y Equipamiento

Puertas adentro tenemos un interior donde predominan las tonalidades oscuras, con una decoración al frente que simula un entramado y un tablero donde se destaca un soporte para el smartphone denominado Composition Phone, que mediante una aplicación nos permite usar la pantalla de nuestro propio celular como central multimedia. Esto es necesario ya que no tenemos una pantalla táctil en la consola, simplemente un display (eso sí, de muy buena calidad y funcionamiento) que nos permite operar y visualizar el apartado de audio.

punto para la simpleza

A nivel terminaciones tenemos uno de los aspectos más destacados no sólo de este vehículo sino del Up! en general: la solidez de los encastres. Al no estar sobrecargado de distintas piezas hay menos juntas y por eso los plásticos se sienten bien firmes, mas allá de no ser gomosos al tacto. Este auto es un gran ejemplo de todo lo que se puede hacer con muy poco, punto para la simpleza.

Como en varios autos del segmento las butacas delanteras son enterizas, y en las traseras siempre surge la pregunta de cómo se pueden acomodar un par de adultos. En el caso del Up! tenemos un buen espacio tanto para las piernas como para la cabeza, con tres apoyacabezas pero solamente dos cinturones de 3 puntos, ya que el de la plaza central es ventral.

Su baúl es de 280 litros con un doble fondo, que permite dividir la carga. Debajo de ello tenemos una rueda de auxilio temporal, en medida 175/70 R14 y llanta de chapa, cuando en los ejes monta cauchos de medida 185/60 R15. Una verdadera lástima ya que hay espacio para poner una rueda de auxilio homogénea y evitarnos incomodidades, además de contar con una llanta de aluminio extra con este diseño exclusivo.

Comportamiento Dinámico

Vamos a dividir esto en dos contextos, la ciudad y la ruta:

En el ámbito urbano se puede apreciar la agilidad de un vehículo que no sólo es ágil por su tamaño, sino que ahora también es potente. Sí, 101 CV no suenan a demasiada potencia, pero en un coche que apenas ronda la tonelada, se nota muchísimo. El Pepper es un vehículo con gran reacción y mucho torque, que se nota más que nada cuando pasás las 2.000 rpm. A menos vueltas se parece al Up! convencional, pero cuando sube la aguja del tacómetro todo cambia.

En este ámbito, Up! Pepper nos entregó un consumo promedio de 8.9L /100Km., que bajó a los 7.1 L/100Km. cuando encaramos un tramo que mezcló calles con autopistas.

La dirección es correcta, se siente un poco pesada (lo que a nosotros nos gustó) y si bien no puede regularse en profundidad, su regulación en altura y la posición de la butaca te confieren una postura de manejo bien cómoda. Al mismo tiempo tenemos buena visibilidad, y en este caso contamos además con sensores de estacionamiento traseros para asegurar la maniobra.

A nivel de suspensión, la marca declaró que la retocó para hacerla más firme, por lo que esperábamos un comportamiento un tanto nervioso. Esto no fue así, se mantuvo un buen compromiso con el confort y si bien se notan las diferencias con el modelo convencional, mantenemos un muy buen andar.

se comporta como si bajo su capó tuviésemos un motor 1.6L.

Ahora pasemos a la ruta: el Volkswagen Up! Pepper se comporta como si bajo su capó tuviésemos un motor 1.6L. Pero no, tenemos 1 litro y un turbo que con algunas revoluciones ya empieza a entregar su magia. Podés hacer sobrepasos con tranquilidad, viajar a buena velocidad y recuperar rápido, realmente la unión entre motor y caja es muy buena. Hablando de eso, es importante destacar que la transmisión tiene una relación final más larga en esta versión, lo que permite que el motor trabaje más relajado.

Te doy un ejemplo:

En el Up! convencional, cuando circulamos a 120 Km/h el motor trabaja a unas 4.000 rpm., pero en el Pepper, a la misma velocidad el motor gira apenas a 2.800 vueltas. Esto tiene ventajas por todos lados: menor ruido del motor y por sobre todas las cosas, un mejor consumo. Circulando a 120 Km/h., conseguimos un promedio de 5.2L/100 Km., si a eso le sumás un tanque de combustible de 50 litros (en Europa es de 35, en esta estuvo bien VW Brasil) tenés una autonomía impresionante, convirtiendo al Up! de un vehículo citadino a uno que puede encarar la ruta perfectamente. Solamente le agregaría control de velocidad crucero para que el combo sea completo.

Hablando de suspensión, la modificación que hicieron en su firmeza se nota al momento de encarar curvas a velocidades altas, donde no se siente rolido ni rebotes extraños. Claro que no estamos en un sedán chancho sino en un pequeño hatchback compacto, por lo que algunas irregularidades del asfalto se hacen notar en el habitáculo.

Conclusiones

Si uno se deja llevar por el marketing, puede pensar que el Pepper es realmente un modelo deportivo, picante, áspero; pero no es tan así. Su puesta a punto mantiene una buena dosis de confort, y realmente se siente más como una versión tope de gama (que lo es) a una versión eminentemente deportiva.

Tenemos puntos en contra como la falta de ESP, ya que siendo el tope de la gama, con más potencia y por este precio, debería incluirlo, tal como lo hacen otros autos del segmento. Y hablando de precio, ese es justamente el segundo punto, ya que el Pepper no sólo se solapa con el resto de la gama compacta de VW, sino que hasta queda muy cerca de la versión base del Polo. Sería genial que un futuro tengamos un Up! con este motor turbo pero con un nivel de equipamiento menor para que sea más accesible. El último punto es lamentablemente algo muy común en todos los autos que probamos pero no voy a dejar de mencionarlo, la rueda de auxilio temporal. En este caso hay espacio para poner una rueda homogénea y evitarnos incomodidades en caso de un pinchazo.

su comportamiento en ruta rompe con los prejuicios de los city-cars

Pero por otro lado, esta versión tiene múltiples ventajas: es por lejos la más interesante de la gama, su comportamiento en ruta rompe con los prejuicios de los city-cars. La reacción, elasticidad, la potencia extra disponible se nota, más en un auto de este peso.

Otro ítem que destaco y vá de la mano de su comportamiento es el consumo, ahora el motor tiene mucho torque y puede trabajar más relajado, lo que sumado a un tanque de buena capacidad hace que puedas visitar menos la estación de servicio. Por último, la calidad percibida es algo que destaca al up! en general dentro del segmento y en este caso no es la excepción. Por su simpleza y target de clientes, en Brasil consideran al Up! como el Fusca del SXXI, y en este caso la adición de un turbo le vino genial. Ojalá que el mercado de simil-SUV-aventureros-aspiracionales no se coma a este segmento tan práctico, que tanto tiene para dar.

 

Test VW Up! Pepper TSI

¿Qué opinás? Contanos